Semana de la Lactancia Materna: Guía completa

¿Qué debes saber sobre la lactancia antes de tener a tu bebé?

Antes de empezar me gustaría decirte que sea cual sea la opción que hayas elegido para alimentar a tu bebé, eres la mejor mamá que tu bebé podría tener. 

Puede que quieras hacer Lactancia Materna Exclusiva (LME), que te decantes por la lactancia mixta (unas tomas de lactancia materna y otras tomas con biberón) o por lactancia artificial. Hay tantas maneras como mamás y bebés, y la perfecta será aquella en la que los dos os sintáis bien. 

También me gustaría hacer un paréntesis para decirte que sea cual sea la opción que elijas, siempre tienes la opción de cambiar de opinión y elegir la que mejor te hace sentir en ese momento. 

Por ejemplo, que hayas decidido durante el embarazo dar a tu bebé LME no significa que no tengas el derecho a cambiar de opinión cuando haya nacido tu bebé. Te doy este ejemplo porque fue esto mismo lo que a mí me pasó y por lo que me culpé muchísimo. Ahora entiendo que hice lo mejor que podría haber hecho y era ofrecer la mejor versión de mí misma a mi hija. 

En mi caso el inicio de la lactancia fue muy complicado a pesar de que estuve muy acompañada (ingreso en neonatos, biberones de las enfermeras sin nuestro permiso, frenillo, grietas, mastitis…. Uff, cada vez que lo pienso admiro la fortaleza que tuve y esto también es importante que nos lo reconozcamos. Llegó un momento en el que emocionalmente no podía mantener más la situación de ofrecer LME y me decanté por la lactancia mixta con sacaleches incluído, uno de los aparatos más odiados por las mamás, ¿no es así?

Date permiso a cambiar de opinión si así lo necesitas y recuerda que más importante que el tipo de lactancia que puedas dar a tu bebé, es tu amor como madre lo que más necesita y le va a nutrir. 

Luego de este paréntesis, volviendo a los consejos prácticos, si estás embarazada y te gustaría ofrecer lactancia materna a tu bebé, desde mi experiencia personal, te daría estos dos sencillos consejos para poner en práctica antes de que nazca el bebé:

  1. Infórmate durante el embarazo sobre la lactancia materna. Puedes hacerlo mediante libros que hablen sobre el tema como “Somos la Leche” de Alba Pradó o “Un regalo para toda la vida” de Carlos González entre otros.
  2. Prepara una red de apoyo. Para que cuando ya tengas a tu bebé tengas personas en las que apoyarte en caso de que lo necesites.

Es posible que durante el embarazo puedas ir a algún taller de lactancia donde van mujeres con sus bebés, busques referencias de asesoras de lactancia o amigas que hayan dado lactancia materna a sus bebés. 

¿Qué significa la lactancia materna dentro de una maternidad sostenible?

La lactancia materna tiene innumerables beneficios para el bebé y además en términos de sostenibilidad no existe una opción más sostenible para el planeta. 

La lactancia materna es residuo cero, no consume recursos ni aporta huella de carbono. Es la propia naturaleza sosteniéndose en un equilibrio perfecto 🙂 

En el caso de que vayas a dar lactancia artificial a tu bebé puedes buscar aquellas opciones que sean más sostenibles con el planeta como pueden ser: 

  1. Utilizar biberones con el recipiente de cristal en lugar de plástico. Además de ser más sostenibles, se mantienen mejor y son más saludables.
  2. Limpiabiberones hecho con fibras naturales. De esta manera evitaremos el uso de plásticos y que pequeñas partículas de plástico acaben en los océanos. Te recomiendo este de Earthbeat: AGREGAR FOTO.
  3. Esterilizar biberones y tetinas con agua hirviendo. No es necesario esterilizar biberones y tetinas cada vez que se usan, se recomienda solo hacerlo la primera vez que se vayan a utilizar y lo podemos hacer simplemente poniendo agua a hervir en un cazo y sumergirlos durante 5 minutos evitando que toquen el borde de la olla para que no se deformen. De esta manera evitaremos comprar productos como los esterilizadores eléctricos o de microondas. Al final lo que menos contamina es lo que no se produce 😉
  4. Mantener el agua caliente en termo. Aprovecha a calentar el agua de varias tomas de una sola vez. De esta manera tendrás siempre a mano el agua caliente cuando la necesites ya sea en casa o calle sin necesidad de utilizar aparatos como los calienta biberones. Además, el termo podrás seguir utilizándolo cuando el bebé crezca cada vez que quieras llevarlo o incluso para otros usos para ti.  

Formas de asesorarte o herramientas para estar acompañado durante el proceso 

Es posible que las expectativas sobre la lactancia materna durante el embarazo sean algo distintas a lo que ocurre en la realidad cuando ya tienes a tu bebé. Te lo digo porque yo fuí una de ellas a pesar de que me informé mucho sobre la lactancia durante el embarazo, leyendo libros sobre lactancia como los que te recomendaba más arriba o incluso asistiendo a talleres de lactancia que organizaba el centro de salud que me correspondía. Te dejo aquí más info que puede resultarte útil… Al final, todas estamos aprendiendo:

  1. Libros. los que he nombrado antes y podemos sumar alguno más como el de «Mamá Slow» que tiene un apartando de lactancia materna que está muy bien con consejos prácticos y nutricionales.
  2. Talleres de lactancia. Puedes consultar a tu matrona si en tu centro de salud de referencia hacen talleres de lactancia y si pudieras asistir durante el embarazo sería muy buena opción. 
  3. Grupos de crianza. Las redes sociales nos han abierto un montón de posibilidades de conectar en un momento vital tan importante con madres y padres que están en tu misma situación y esto te puede salvar de muchas dudas y preocupaciones normales como primerizos y también sobre lactancia. Pregunta a tu matrona o a otras mamás si conocen alguno de estos grupos de crianza en redes sociales, y si son presenciales mejor que mejor.
  4. Asesoras de lactancia. Contar con una asesora de lactancia para cuando lo necesitas es tan importante como tener tu médico de cabecera. Sería muy interesante que tuvieras antes de nacer al bebé una asesora de lactancia que te acompañe en las primeras semanas y a la que puedas recurrir ante dudas sobre la lactancia que seguro aparecerán. 
  5. Otras mamás de tu entorno que hayan amamantado. Hacer tribu con otras mamás que conozcas y en las que te puedas apoyar es una súper herramienta. 
  6. Tecnológicas como LactApp o e-lactancia. En las que podrás encontrar respuesta a las dudas más comunes sobre lactancia materna.

Productos para ayudar en el proceso de lactancia. 

Existen muchísimos productos en el mercado relacionados con la lactancia materna que te pueden ayudar pero si tuviera que elegir cuáles son los imprescindibles, serían los siguientes: 

  1. Cojín de lactancia. Hay de varios tipos pero yo me decantaría por los alargados, que podrás también aprovechar durante el embarazo para dormir más cómoda de lado. Estos cojines te ayudarán a encontrar una postura cómoda y correcta para amamantar. Pasado un tiempo ya serás toda una experta pero al principio puede costar sin ayuda de cojines encontrar la postura en la que los dos os sintáis cómodos.
  2. Sujetadores de lactancia. Preferiblemente de algodón, estos son un must si vas a dar el pecho a tu bebé. Las camisetas de lactancia también pueden resultar muy prácticas a la hora de vestir cuando estás dando de mamar ya que te permiten dar el pecho sin necesidad de dejar otras partes del cuerpo expuestas ya sea por frío o por pudor.
  3. Colectores de leche materna. Sobretodo al inicio de la lactancia materna, cada gota de leche es oro. Se adaptan al pecho y recolectan la leche que sale del pecho contrario cuando estás amamantando al bebé. También existen las copas colectoras que son mucho más higíenicas que los discos de lactancia y permiten que transpire el pezón, algo que es de gran ayuda si te salen las famosas grietas en el pezón. 

Existen otros muchos productos que pueden servirte de ayuda durante tu lactancia pero mi consejo es que no hace falta que te anticipes a comprarlos durante el embarazo ya que no sabes si los vas a necesitar y como siempre os digo, lo que menos contamina es lo que no producimos. Así, evitamos acumular cosas permitíendote llevar una vida más ligera y minimalista. Si los necesitas podrás comprarlos en ese momento o incluso podrá prestártelo alguien que ya no lo necesita.

¿Por qué es ideal la minicuna colecho en la lactancia materna?

Tanto si te has decidido por dar lactancia materna como lactancia artificial, el bebé durante los primeros meses tendrá despertares durante la noche en las que necesitará realizar sus tomas. Tener una minicuna colecho en ambos casos, te permitirá que el bebé haga sus tomas nocturnas de forma más cómoda, con menor tiempo de respuesta, sin necesidad de que salgas de la cama y evitando que los dos os despejéis con tanto movimiento durante la noche y luego os cueste volver a descansar.

En estos meses también recomiendo que tengáis una pequeña luz muy tenue con la que podáis dormir y que cuando el bebé se despierte no tengáis la necesidad de cambiar la intensidad de la luz de la habitación, ya que esto también podría despejarle.

En el caso de dar lactancia materna exclusiva, la minicuna colecho también favorece que esta se establezca y se mantenga ya que el bebé siente cerca a la mamá y esto ayuda y favorece las tomas nocturnas.

Que el bebé tenga cerca a su mamá o a su papá, es una necesidad fisiológica para el recién nacido. Sentir el olor o la respiración de la mamá le ayudará a tener un sueño más tranquilo

También te permite tener contacto con el bebé. Aún recuerdo cómo se quedaba súper tranquilita mi hija cuando se empezaba a mover por la noche y yo dejaba caer mi mano sobre su pecho. 

Tenemos siempre al bebé a la vista. Algo que nos da mucha tranquilidad a los padres y madres, y también reduce los riesgos de muerte súbita del lactante. 

Como nota añadiría que la minicuna colecho debe ser segura (que esté homologada), debe de tener sistemas de anclaje a la cama, no se deben poner cojines ni almohadas mientras el bebé duerme y el colchón debe ser firme.

Espero que esta guía te haya sido de ayuda… Si tienes alguna duda o pregunta extra, no dudes en consultarme a través de Instagram y como siempre, ¡muchas gracias por leerme! Es un placer compartir con vosotras.

Mireia

¡Hola! Soy Mireia, fundadora de Nonotú y mamá de una niña. Desde esta ventana me gustaría compartir contigo mi manera de entender la maternidad desde un lugar más consciente, sostenible y slow donde contarte todo aquello que a mi me ha servido o inspirado en mi vida como mamá emprendedora. 
suscríbete a nonotú journal

Recibe antes que nadie nuestras novedades y consejos para vivir tu maternidad slow

Copyright © 2022 - nonotú

0 comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.