21.06: Día Internacional del Yoga. La importancia de moverse y conectar con el cuerpo y el bebé

Siempre digo que la maternidad me parece una etapa maravillosa para incorporar cambios en nuestras vidas. Desde cambiar la manera en la que nos alimentamos a vivir de una manera más consciente y sostenible.

Y aunque pueda parecer contradictorio por la falta de tiempo de la que siempre hablamos las madres, es también una etapa perfecta para incorporar hábitos de autocuidado en nuestras vidas, porque desde el momento que nace nuestro bebé, seremos el primer espejo en el que se mirarán y qué mejor que mostrarles lo importante que es cuidar de nosotras mismas.

Hoy me gustaría centrarme en el movimiento del cuerpo durante el embarazo. Ejercitarnos es fundamental para todos y hacerlo de una manera consciente generará un cambio favorable en nuestro estado mental y de ánimo.

Seguramente habrás oído en muchas ocasiones la frase «el yoga cambió mi vida» y no me extraña que así sea.

En mi caso soy una persona muy mental y el yoga es maravilloso para que vuelva a  conectar con mi cuerpo. Hacerme consciente de cómo está, de cómo se siente y así poder darle lo que necesita en cada momento.

Si estás embarazada y no has practicado nunca esta disciplina me parece una idea preciosa que comiences ahora y lo tomes como un momento para conectar con tu bebé. Poder sentirlo en tu barriguita y comunicarte con él a través de tus movimientos y tu respiración mientras practicas posturas, te ayudará a sentirte mejor de los síntomas que lleva el embarazo.

Disfruta de este clase en directo que han preparado las chicas de Blue Bamboo y haz una prueba de yoga prenatal.

 

  • Movimiento libre: Se trata simplemente de fluir, haciendo foco en movilizar la pelvis y zona lumbar.

 

 

 

  • Balanceo: Esta variante de Uttanasana o Uttanasana pasivo, ayuda a flexibilizar la zona de la cadena posterior (piernas, lumbar, dorsal y cervical). Sirve también para calmar y normalizar la respiración durante una actividad física.

 

 

 

  • Malasana: También se la llama postura de la rana. Sería la asana por excelencia del yoga prenatal ya que permite la activación de mula bandha o suelo pélvico. También se aconseja para dolores menstruales y estreñimiento ya que hace un masaje de órganos internos.

Otros beneficios:
– Flexibiliza y abre las caderas.
– Alivia dolores lumbares y flexibiliza el músculo tibial y el tendón de Aquiles.
– Alarga la columna vertebral.

 

 

 

  • Mariposa: Esta es una variante de Baddha Konasana o postura de la mariposa. El objetivo aquí sería lograr una apertura de caderas, flexibilizando los aductores y suelo pélvico. Cuanto más cerca se encuentren los talones del pubis, la sensación de estiramiento será más intensa.

 

 

Si quieres, cuéntame a través de Instagram cómo te has sentido, estaré encantada de tener la oportunidad de charlar contigo.

Espero que estéis teniendo una bonita semana.
Mireia

Mireia

¡Hola! Soy Mireia, fundadora de Nonotú y mamá de una niña. Desde esta ventana me gustaría compartir contigo mi manera de entender la maternidad desde un lugar más consciente, sostenible y slow donde contarte todo aquello que a mi me ha servido o inspirado en mi vida como mamá emprendedora. 
suscríbete a nonotú journal

Recibe antes que nadie nuestras novedades y consejos para vivir tu maternidad slow

Copyright © 2022 - nonotú

0 comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.